¿Tienes un alto cargo o cargo intermedio en tu empresa?, este artículo te interesa

El buen líder

Hola, ¿qué tal? … alguno de vosotros ya me conocéis y sabéis como actúo en mi día a día laboral, pero hoy quiero dirigirme a otros lideres del sector tecnológico. Bueno en realidad, quiero dirigirme a todo aquél que tiene un cargo intermedio o alto en la cadena jerárquica empresarial, y con ello, aportar mi granito de arena.

Quiero dirigirme a todos aquellos que pelean duro para que la empresa siga adelante dejando de lado otras cosas en su vida, y lo hago porque considero que en ocasiones, nos centramos tanto en nuestro trabajo diario (quehaceres, tomas de requisitos, análisis, fechas de entrega, debates con otros compañeros, planificaciones, cierres de mes, control de rentabilidad, entrevistas y contrataciones, webinars, viajes a cliente, reconducción de proyectos desviados, etc…), que perdemos el sentido común. Y esto es justamente lo que un líder no debe perder.

Da igual la etiqueta que te hayan asignado: CEO, COO, CTO, Team leader, Project manager o similares, este artículo es para ti.

¿Qué es un líder?

Un líder ante todo es un trabajador más, da igual su posición empresarial.

Un líder es la figura que traslada a los demás tranquilidad y orientación a la hora de tomar decisiones. El líder no busca enriquecerse por las carencias del personal de la empresa, sino que su riqueza brinda cuando es capaz de sacar lo mejor de cada persona.

Un líder es la persona que ejerce como ‘eslabón de enganche’ entre los clientes, los trabajadores y la empresa.

Jack Ma, para quien no lo conozca fundador y presidente de Alibaba, siempre ha dicho: Yo contrato gente más inteligente que yo, les explico mis ideales y ellos ejecutan el trabajo.
La finalidad está clara entonces, enriquecerse gracias a las virtudes del equipo.

¿Qué hace a una persona convertirse en líder?

Son pocos los líderes que conozco realmente buenos que vienen asignados a dedo, aunque también los hay, todo sea dicho. Pero desde mi punto de vista, el buen líder es seleccionado por los compañeros de trabajo, y esta acción es prácticamente involuntaria. Desde entonces, la posición empieza a consolidarse y el líder gana peso en la compañía.

Si nos ponemos a pensar, en un trabajo siempre hay alguien que suele destacar, no me refiero al mejor de los programadores, tampoco al mejor de los comerciales, o al que mejor conoce los servidores y toda la infraestructura de la empresa. Sino a la persona que todos acuden cuando tienen cualquier tipo de duda / problema. Y ojo… esto no quiere decir que el líder sea mejor que ellos, yo partiendo de ser programador siempre he afirmado que soy el más flojo de los míos, sabiendo de sistemas he vuelto a decir lo mismo, sabiendo de ventas soy el menos astuto de los comerciales, sabiendo de administración no tengo lugar comparado con compañer@s administrativ@s, conociendo los números a nivel de finanzas nada que ver con el CFO, conociendo la empresa jamás he dudado que el director general estuviera por encima de mi en cuanto a conocimientos y camino a seguir. Pero si es cierto, que cuando tanta gente cuenta con tu opinión antes de tomar decisiones, pues te das cuenta que estás dando a la empresa un rol de linker que pocos pueden ofrecer.

¿Qué debe aportar un líder en una compañía?

  • Planificación: fijar correctamente los proyectos y cumplir objetivos.
  • Seguridad: asegurar un equipo sólido de trabajo.
  • Estabilidad: la gran mayoría de personas necesitan esta estabilidad emocional para ser efectivos en el trabajo.
  • Buenos resultados.
  • Escalabilidad: que el director general pueda dedicarse a negocio delegando el mayor número de decisiones sobre los líderes.
  • Consejos: ayudar a los compañeros a tomar la mejor decisión en cada momento.
  • Equilibrio: saber trasladar a los trabajadores las necesidades de la empresa y a la empresa la de los trabajadores.
  • Comunicación y transparencia.
  • Confianza y dar ejemplo.
  • Positividad.

¿Qué trato debe dar un líder a cada uno de los trabajadores?

El buen líder debe poseer habilidades suficientes para transmitir buenas vibraciones, ser calmado en los momentos más complicados y mostrar a los demás que todo tiene solución.

Un trato cercano también genera confianza entre los líderes y el resto del personal, no todo lo necesario es aplicable al día laboral. Obtengamos un mix y conozcamos más a fondo a nuestros compañeros. Compartamos con ellos aficiones, hablemos de nuestras series favoritas, preguntemos qué tal están sus familiares…

Reconocer el esfuerzo del equipo es otra de las fortalezas que el líder debe cubrir.

¿Qué debe controlar el líder?

  • Rentabilidad empresarial.
  • Grado de compromiso de los trabajadores
  • Felicidad de los trabajadores.
  • Grado de satisfacción de los clientes.
  • Fiabilidad de los proveedores.
  • Esfuerzo laboral para conseguir los resultados necesarios.

¿Cuándo un líder debe ser permisivo?

Personalmente, he apoyado los horarios flexibles, siempre y cuando estos estuvieran comprendidos entre una franja horaria. Por ejemplo entrar a la oficina entre las 8.00 y las 10.00 am. Esto permite a los que tienen hijos poder llevarlos al cole, o a los más trasnochadores disfrutar de alguna hora más de sueño.

Con la pandemia, también hemos aprendido a teletrabajar. Quizá aquí me decanto más por el trabajo presencial, pero hasta el día de hoy, no he tenido la obligación de rechazar ninguna petición de teletrabajo.

Como hemos comentando anteriormente, si un líder conoce la situación de los compañeros, puede ser más permisivo en momentos puntuales. Recordemos que a fin de cuentas, todos tenemos vida privada y el trabajo nos debe ayudar a que la calidad de esta sea alta.

¿Cuándo un líder debe ser más estricto?

  • Cuando las entregas de proyectos no se respeten.
  • Cuando un compañero no respete a otro.
  • Cuando algún trabajador haga uso indebido del material de oficina.
  • Cuando se detecte que los trabajadores no tratan a los clientes de forma correcta.
  • Cuando los clientes pierden el respeto de cara a los trabajadores.
  • Cuando aparecen recurrencias en malos hábitos.

Conclusiones para el buen líder

Si te sientes identificado con los puntos que se citan en esta entrada, pero todavía no has dado el salto, no desesperes. Recuerda que una de tus habilidades es ser paciente, no te inquietes, todo llega.

En caso de que ya lideres equipos, recuerda que tu participación es vital para el día a día de tus compañeros. Sigue esforzándote por crear ese equilibrio empresarial que tanto nos gusta a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable de los datos: Luis María Jordán Muñoz | Finalidad: Responder a la solicitud que me envíes y ofrecerte información | Legitimación: Tu consentimiento de forma expresa | Destinatario: Nicalia mi proveedor de hosting | Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido, para más información, te dejo enlace a mi política de privacidad ... enlace

Ir arriba